Experiencia del Macbook Air tras 1 mes de uso

A los pocos días de tener en mis manos el nuevo Macbook Air junto al monitor Thunderbolt me arriesgue a escribir un post de primeras impresiones tras probar a fondo el equipo. Este post fue un poco arriesgado ya que por muy intensivo que fuera su uso no es menos cierto que es una opinión basada en el uso de unos pocos días lo que en muchos casos puede resultar suficiente, pero en otros no tanto. No seria el primer caso donde una opinión A de un producto tras unos días se vuelve en B tras usarlo más. Bien el resumen de este post para que no os asustéis: tras cerca de un mes usándolo os puedo decir que A sigue siendo A (y con mayúscula).

La verdad es que mi satisfacción no puede ser mayor y si tenia miedo de que con el tiempo me arrepintiera de la compra (al menos un arrepentimiento parcial), después de un mes estas posibles dudas se han disipado por completo y solo puedo mirarme al espejo y decir: tío has acertado con la compra al 100%, algo que creerme no hago demasiado a menudo (estoy contentísimo con el NAS y pero mi grado de felicidad es solo de un 80% por poner un ejemplo de compra cercano).

Si leéis el titulo leeréis “Macbook Air tras 1 mes de uso”, y si… remarco Macbook Air porque del monitor Thunderbolt Display poco puedo hablar ya que lo he usado bastante poco, algo que ya preveía ya que con el calor que esta haciendo y las vacaciones ha sido difícil sacar tiempo y ganas para estar metido en la “habitación del ordenador/CPD casero”. Con esto no quiere decir que esta tónica vaya a ser la habitual, si no simplemente aclarar que por ahora me he centrado en la parte Macbook del duo, a lo que también ha ayudado un poco el bug que tiene con el sonido y la salida Thunderbolt (jode mucho gastarte una pasta y que se empiece a escuchar mal al rato de conectarlo), aunque por suerte parece que esta solucionado con la 10.8.1  que llego a nuestros ordenadores ayer (aun no lo he podido probar) por lo que a partir de ahora le empezare a sacar mas partido.

Calor y Sonoridad:

Aclarado el objeto de revisión de este post vamos a ir centrándonos en aspectos que quiero destacar, algunos parecerán repetidos del post anterior, pero bueno es que como he dicho mi opinión no ha variado demasiado desde entonces. El primero es el calor, si, es mas caluroso de lo que me esperaba (y el verano también, y es un duo peligroso) pero aun así mucho menos que el viejo Macbook Alu, lo que me ha permitido llevarlo siempre a cuestas sin sufrir demasiado, y es que en ningún caso ese calor resulta insoportable como ocurría con el Macbook.

En los ordenadores normalmente cuanto mas calor = mas ventiladores funcionando = mas ruido, esto se repite aquí como ya avance en su momento, si bien salvo momentos donde se le mete mucha caña al SSD o hay flash haciendo de las suyas no suelen saltar los ventiladores. Lo malo es que el flash sigue ahí en demasiadas webs (a ver si saco un rato y meto alguna extensión al Safari y al Chrome para limitar las consecuencias del Flash)

Pese a todo son dos cosas que si bien lo ideal seria que fueran aun mas minimizadas, son asumibles y no empeoran demasiado la percepción global del equipo.

Movilidad y peso:

La verdad, en ningún momento me ha pasado por la cabeza la pregunta de si el tamaño de pantalla era el adecuado o si debía haber optado por el Macbook Air de 11 que ademas es mas ligero. Para mi uso (y recalco mi uso) el tamaño es perfecto, 13.3″ es el tamaño idóneo para un portátil y si bien ya estaba convencido de ello, tras este mes ese convencimiento ha aumentado hasta el limite absoluto. Como segundo ordenador 11″ pueden ser una opción, como ordenador único sinceramente creo que no (aunque para gustos los colores).

El peso por supuesto es algo que cuanto menos siempre es mejor, pero valorándolo en su conjunto reitero lo que dije en el anterior post, y es que es el primero portátil digno de ese nombre que he tenido. Se lleva sin problemas de un sitio a otro, prácticamente no te enteras que lo llevas contigo y en ningún momento se te cansa el brazo o la espalda de llevarlo, evidentemente esta ahí, y si pesara menos mejor que mejor, pero aun así es perfecto.

Esto en conjunto con que no de tanto calor como otros modelos me ha permitido tenerlo rulando por la casa este donde este. Se lo que mas de uno va a pensar en este punto: yo eso también lo hago con mi Nebook/Macbook pro/Portatil de 17″ y 5 Kg de peso, y es cierto, la cosa no es tanto hacerlo (yo también lo hacia con mi Macbook pero menos, ya que como he dicho antes quemaba) como el “como hacerlo”, y es que si bien un ultraportátil esta pensado para sacarlo a pasear, el poder moverlo con facilidad y comodidad dentro de casa es un punto importante aunque solo sea de cara al verano, donde tener fuentes de calor cerca suele ser bastante molesto. Y es la diferencia entre “ir donde este el ordenador” o que el ordenador venga donde estoy yo.

Potencia, SSD, Entrada y salida del reposo:

Agrupo bajo un mismo punto varios aspectos ya que están interrelacionados y van de la mano (la potencia se ve beneficiada del SSD, y el SSD es el principal responsable de la velocidad de entrada y salida de reposo).

Aquí la cosa se vuelve ya un poco mas polémica, ¿cual es el limite de potencia mínima? cada persona es un mundo y ese limite varia mucho respecto al uso que se le de y sobre todo de donde venga esa persona anteriormente. Si vienes de un MacPro full equip pues ya te anticipo que el Air se te va a quedar corto del todo, o si llegas de un iMac 27″ a tope. Pero es que no se puede pedir peras al olmo y si llevas de esos equipos es que necesitas potencia… mucha potencia, y eso este ordenador te lo da hasta un limite. Por contra si llegas de un iMac o un Macbook de hace 3 o 4 años y con lo que tenias podías sobrevivir aunque te venia bien algo mas de potencia (mi caso) entonces la cosa cambia por completo ya que este ordenador te da todo lo que necesitas y mucho mas.

El cambio respecto a ambos equipos es muy palpable en todos los aspectos de alto rendimiento (donde antes tardaba a los mejor 15 minutos en exportar un podcast ahora tardo 5), el rendimiento con Photoshop es mucho mejor que el que tenia con los equipos de antaño y en el uso normal del equipo vuela en comparación con lo que tenia (el SSD para eso es increíble, cualquier equipo mejora increíblemente con un SSD respecto a uno normal,mas teniendo en cuenta que los HD de portátiles son tradicionalmente lentos), abriendo las aplicaciones casi de forma inmediata (el mencionado photoshop tarda 2-3 seg frente a los casi 30 seg habituales). Alguno me ha preguntado si va final Final Cut Pro, la verdad es que no soy usuario de ese producto así que no puedo valorarlo y solo puedo decir que por lógica ir ira bien aunque seguramente tardara mas en exportar video que con otra clase de equipos así que todo depende del uso que se le vaya a dar, si es un FC a nivel de usuario para momentos puntuales me atrevería a apostar que este equipo dará buen resultado, si sois profesionales del sector entonces se os quedara corto ya que tardar un 30% mas que con un Macbook Pro  una vez al mes no es demasiado sacrificio, por contra ese mismo 30% 3 veces diarias supone una importante merma de rendimiento diario.

De estas sensaciones ya me había hecho eco pero es como casi todo, no es lo mismo hacer pruebas 1 semana que pegarte con ello un mes y darte cuenta que todo sigue volando, que cierras la tapa y se suspende y la abres y todo funciona como antes del reposo (en los otros ordenadores  a veces la cosa no iba tan fluida). Si bien debo aclarar que pese a lo que acabo de decir que en este caso la cosa no es tan maravillosa como podría ser y simplemente se cumple casi siempre. En ocasiones tarda un poco en volver a la vida tras abrir la tapa, no mucho, tal vez 5 segundos, pero cuando te acostumbras al todo inmediato estos 5 segundos pueden ser una eternidad, y luego a veces si pide password tarda otros 2-3 en dejar escribir, nada importante pero no es perfecto.

En cuanto a los tiempos de reinicio creo que no comente nada la otra vez, y es impresionante nuevamente lo que han logrado, no diré tiempos exactos porque la verdad no me he puesto con el cronometro en la mano ni creo que sea necesario ya que lo importante no son los datos absolutos si no la percepción de los mismos (a veces 5 segundos se hacen mas eternos que 15 en otra tarea). Solo os puedo decir que mi religión me prohibe reiniciar un ordenador mas veces de las estrictamente necesarias, y si bien esta máxima la mantengo con el Air, cuando toca reiniciar lejos de ser un suplicio como en otras ocasiones, aquí se convierte en una ligera molestia únicamente.

Pantalla:

Aquí no os voy a hablar del tamaño, que ya lo hice mas arriba si no de la calidad de la misma y de su resolución. Respecto a estos dos factores poco mas que añadir a lo que comente en su momento: en ambos casos genial. No es que sea un sibarita pero para mi la calidad visual es mas que suficiente para mi uso diario (y si necesito mas tiro del monitor externo), de igual forma que el tamaño de las letras es ideal con la resolución que trae (con el Macbook me parecía todo un pelin grande).

Donde no estoy tan contento es con el tema limpieza, y es que la pantalla es muy sucia, atrae mucho el polvo y las huellas se quedan con demasiada facilidad algo que a nadie le gusta. Si tuviera un cristal delante como los Macbook Pro la cosa seria mas sencilla (un poco de limpiacristales y a correr) pero aquí solo parece llevar una fina lamina que sinceramente no se si se puede limpiar con algún producto o solo con un paño húmedo como en las viejas TFT (¿algún consejo? preguntare la próxima vez que visite Xanadu)

Camara Facetime:

Es quizá lo que mas me ha decepcionado del Air, y es que tenia muchas esperanzas puestas en su camara Facetime HD 720p. En videoconferencias no he notado mejorías apreciables en comparación con el modelo anterior y el tono de imagen que da no es tan vivo como me gustaría. Se ve bien pero es un poco pálido. Y todo siempre que las condiciones de luz sean optimas, si estáis en una sala un poco oscura no hay ninguna mejora respecto a las “viejas” iSight.

Puertos USB:

La verdad es que apenas los he usado, y no he tenido la oportunidad de conectar un dispositivo USB 3. Sin embargo la sensación que me ha dado es que a la hora de usar USB 2.0 es mas lento que en otros ordenadores, tal vez sea porque hayan sido operaciones de escritura principalmente, no lo se, pero es la sensación que me ha dado.

Bateria:

Otra cosa que tenia puestas mis esperanzas y son cumplidas a medias. Dura mucho si, pero para las 7 horas que prometen hay que hacer un uso demasiado ligero del ordenador, vamos que son 7 horas cogidas con pinzas y la duración real se aproxima bastante mas a las 4-5 horas, lo que teniendo en cuenta el tamaño del portátil sigue siendo unas cifras increíbles que multiplican por 3 los tiempos a los que estaba acostumbrado con el viejo Macbook y sobre todo se traduce en la libertad de poder salir de casa sin el cargador a cuestas si solo va a ser “un rato”.

Conclusiones Finales:

Pues acabo este post como lo he empezado, con total satisfacción de la compra realizada ha sido la correcta, y con la alegría de saber que tengo ordenador para rato, un ordenador con equilibrio perfecto entre peso/batería/potencia para mi uso, un equipo que si mañana tuviera que volver a decidir si comprar mi respuesta rotunda seria un SI (al menos hasta que salga el Macbook Pro retina de 13 :P).

Macbook Air + Thunderbolt Display: Duo casi perfecto

Prologo:

Antes de meterme en materia, y tal y como hago otras tantas veces, voy a contaros mi vida y milagros para que podáis entender mejor el punto subjetivo del post. Eso si, espero que tengáis un rato para leer, porque es largo el post.

Deciros que desde que existen los portátiles (si, aunque os parezca increíble a los lectores de menos de 14 años no siempre han existido),o mejor dicho, desde que se empezaron a hacer populares (no me refiero a uno en cada casa como ocurre ahora, si no cuando llegaron a un precio lo bastante económicos para que un geek pudiera comprarlo sin arruinarse) he tratado de tener uno en casa ya que ofrece importantes ventajas que es absurdo  indique aquí ya que son de sobra conocidas, aunque si indicare que siempre trate de evitar una de las lacras de estos ordenadores: el peso.

Por esta causa, tras tener un primer portátil clónico a principio de la década pasada que me costo unos 1800€ (una pasta vamos para aquel momento) y pesaba media tonelada, algo que si bien no me hacia gracia, era lo que había. Eso no impidió que babeara de mala manera cuando empezaron a salir los primeros ultraportátiles de poco mas de 1kg hace cosa de 8 años (hablo de memoria). Estos ultraportátiles tenían la particularidad de ser mas pequeños (11 o 12″ cuando lo normal eran 15), mucho menos potentes (llevaban centrinos, por si os suenan), y con una duración de batería que si llegaba a las 2 horas era un triunfo, pero claro, a cambio teníamos ordenadores de 1.5 kg o así, que eran plumas en comparación con sus hermanos mayores. Evidentemente esta gama (a diferencia de los cutrenetbook que salieron hace unos años) estaba pensada para ejecutivos que necesitaban mucha movilidad aunque sacrificaran potencia, y a precios de 3000€ en adelante.

Por suerte todo baja y aprovechando una oferta pille un samsung Q25 cuando estaban para retirarlos que pesaba 1.3 kg y tenia 12″ por algo mas de 1000€, incluyendo un dock donde tenia el DVD, y un montón de puertos ya que ordenador traía todo contado con los dedos de 1 mano (como el Air actual vamos). Para mi era un segundo ordenador así que era suficiente aunque evidentemente tenia mi PC para cosas de mas potencia. El dock ademas hacia el trato engordar y pesar 3 veces mas, y lo cierto es que en aquel momento ir sin el era cuanto menos arriesgado (hoy se vive solo con wifi y pendrive, pero en aquel momento si no tenias DVD estabas muerto) así que era muy portátil a medias…ya que sin dock servia de poco, de muy muy poco. Pero por aquel momento había 2 opciones: 3-4 kilos de portátil todo junto o por separado (ultraportátiles + dock)

Por suerte al entrar en el mundo Mac descubrí que había portátiles de peso contenido (menos de 3 kg) y que daban la bastante potencia para un uso cotidiano así que como sabéis me compre hace 3 años un Macbook Alu. Hasta ahora había sido mi portátil, y ha cumplido perfectamente su cometido. Tiene potencia suficiente para cosas básicas y no tan básicas, una pantalla de tamaño perfecto para mi (tras tener uno de 14″ y otro de 12″ os puedo decir que 13,3″ es perfecto) y un peso que si bien no es tan ligero como me gustaría si es lo suficiente como para sacrificar peso y ganar prestaciones. De hecho hoy en día cuando veo los portátiles de mis compañeros no puedo evitar sentir que son ladrillos enormes. Pero hay un pero..siempre hay un pero…. mis circunstancias, de las que ya hable en su momento, me hicieron plantearme usar un portátil como ordenador único junto a un monitor, y dado que tenia echado el ojo al Thunderbolt Display de Apple… mi “viejo” Macbook no me servia al no ser compatible, momento para echar el ojo a un ordenador que en sus inicios no difería mucho de mi Q25 (muy ligero a costa de sacrificar potencia) pero que desde el año pasado era un ordenador muy equilibrado: El Macbook Air, y con su ultima renovación hace 1 mes ha llegado a mis manos en formado 13″, con un Core i7, 256 Gb de SSD y 8 Gb de RAM, ya que como va a ser usado como ordenador principal mejor coger el tope de gama con 8 Gb de ram (esta soldada y no se puede ampliar), y aunque cueste creerlo, este post va de este ordenador 🙂

Macbook Air:

Tras este tocho para poneros en antecedentes entenderéis ahora que diga que el Air es el primero portátil digno de llamarse así que he tenido en mis manos, es ligero y potente a partes iguales, sin sacrificar demasiado de una cosa u otra..equilibrio perfecto. Un portátil debe ser por definición ligero y si bien los 2 kilos y poco de su predecesor no estaban mal, tras llevarlo un rato en la espalda pesaba bastante, el Air con 1 Kilo menos cumple perfecto este cometido, ya que aunque evidentemente también se nota… se nota mucho menos, pasando en mi escala personal 2 kilos a denominarse portable y mas directamente a ser auténticos trastos que se pueden mover de sitio (exagerando un poco claro).

El Air, sin ser perfecto (tranquilos que ahora pondré los puntos sobre las íes) es por definición mi portátil ideal, y eso es gracias al SSD, un “disco duro” que todo el mundo coincide en que una vez que lo pruebas no quieres volver a uno clásico ni regalado. Todo el acceso a disco es casi inmediato, da igual si tienes 30 cosas abiertas que pulsas CMD+Espacio y escribes “preferencias del sistema” y arrancan en menos de 1 segundo, simplemente impresionante.

Entrando en características, el ordenador es lamentablemente como un teléfono, es decir, como lo compres se va a quedar, no pudiendo ampliar prácticamente nada salvo el SSD y no de forma fácil (apenas hay discos compatibles) ni barata. La RAM, os repito que es soldada, y por tanto no es ampliable (un sacrificio que no se si será tan necesario como Apple nos vende, pero desde luego que si estoy dispuesto a hacer a cambio de las ventajas del peso), por ello ponerle cuanta mas mejor.

Asumiendo que con el SSD para tareas normales la sensación iba a ser de inmediatez (como así ha sido) me preocupaba el comportamiento del Air en tareas de alto rendimiento, por ello antes de comprarlo hice unas pruebas practicas en la Apple Store consistían en codificar un video a 720p de 5-10 minutos. Los resultados eran claros: si bien no llegaba a la velocidad del PRO o del iMac, tampoco se quedaba tan lejos ya que tardaba unos 9 minutos en codificar 5 minutos de video frente a los 7 del nuevo Pro retina, los 5 min de un iMac tope de gama o los 6 min de un MacPro. El Macmini tardaba 13 min para que os hagáis una idea. Como veis el resultado es bastante optimo para el Air, que tarda solo un 30% mas que el MacPro con un hardware teórico muy inferior.

También valore los Geekbenck, donde mi Air da un resultado de unos 7500 puntos frente a los 3300 que me daba el antiguo Macbook, por tanto, teniendo en cuenta que con el Macbook podría haber aguantado 1 año o 2 mas si hubiera sido compatible con el Thunderbolt Display, sin duda el nuevo Air es una apuesta segura.

Y es que de verdad, esta mal que lo diga, pero es un pepino que me hace tener que mirar 2 veces el ordenador para estar seguro que estoy con un portátiles y no con un iMac.

La pantalla debo deciros que en resolución tienen 1440×900, que es perfecta para una pantalla de 13,3″, dando un tamaño de letra ideal, y por tanto he notado mejoría respecto a los 1280*800 que tenia en el Macbook, donde todo lo veía un poco grande (no demasiado), lo que teniendo en cuenta el tamaño de la pantalla era un poco problema ya que mostraba menos información de la que me hubiera gustado.Esto con el Air desaparece, pero tiene un precio que tampoco entiendo porque: no hay un cristal que proteja la pantalla, algo que para los que odian el glossy es una gran noticia, pero yo particularmente soy un enamorado del marco negro de los Macbook, y hubiera preferido tenerlo.

De igual forma, y aunque es mas un detalle que un problema, la pantalla es tan sumamente fina que cuando esta apagada, si ponéis una luz detrás se transparenta la manzanita, algo que choca la primera vez pensando que se ha roto algo.

Lo que ya no me parece solo un detalle, si no un problema, y bien gordo en algunos casos, es la ausencia de ranura Kensington para evitar que nos roben el portátil, y es que aunque su seguridad sea discutible, sin duda sirve para evitar que se lo lleve el primero que pase por nuestro lado. Y es que no puedo evitar pensar que es irónico que el portátil por excelencia, el que podemos llevar a cualquier lado, no podamos llevarnoslo a una cafeteria y dejarlo 2 minutos mientras vamos al baño. Y esto ademas viendo la potencia que tiene es extrapolable a ser usado en entorno laboral donde nunca esta de mas tenerlo anclado a nuestra mesa.

Otra pequeña decepcion me ha venido del tema tempratura y ruido, ya que si bien en un uso normal no suelen saltar los ventiladores, cuando hacemos cualquier cosa que requiera uso intensivo del SSD, la temperatura sube bastante y saltan los ventiladores, algo que tenia esperanza que fuera parte del pasado (Mi macbook tendia a calentarse y hacer ruido).

Por ultimo, os quiero hablar de la camara Facetime HD, que era una de las cosas que mas ganas tenia de poner mis manos en ella. Decepcionante seria lo mejor que podria decir, al menos si la luz no acompaña en abundancia, su calidad parece similar a la vieja isigth vga, no notando ninguna mejoría, Con una buena iluminación la cosa mejora, pero creo que con una iluminación normal (mi despacho tiene una iluminacion un poco tenue) debería dar mejor resultado.

Antes he dicho que la camara Facetime HD era la ultima pega, pero no, hay otro sacrificio mas que hay que realizar al comprar un Air, un sacrificio cada vez mas habitual en los ordenadores Apple: puerto infrarrojo, y es que ese puerto con el mando a distancia es genial para presentaciones o usar Plex por ejemplo, estando vendidos a tener que usar Apps para el iPhone, lo que a todas luces empeora nuestra efectividad (es mucho mas rápido coger el mando y pulsar un botón que conectar el iphone a la misma wifi, abrir la app, mirar donde pulsamos..etc…).

Aun así, poniendo todo en una balanza, los pros y contras, creo que no hace falta decir que estoy mas que satisfecho con la compra y ahora mismo no cambio mi Air por nada (seguramente ni por un Pro Retina de 13″, ya que seguramente pesara mas que mi Air).

Monitor Thunderbolt:

Si hay un culpable directo de mi renovación es este monitor, y es que como ya comente en su momento, no hay (o no he visto) un solo monitor que cueste mas o menos lo mismo (son 999€ la broma) o menos y ofrezca lo mismo que un Monitor Thunderbolt. Esto es varios puertos USB, tarjeta de RED, Firewire, altavoces y camara Facetime HD, y todo ello a través de un único puerto Thunderbolt que va al portátil. Ofreciendo ademas otro cable para la corriente (si ya pudiera ir todo a través del Thunderbolt seria aun mas maravilloso).

Lo primero que sorprende cuando lo sacas de la caja es su peso (bueno, eso ya sorprende cuando lo trasladas) y es que pesa un montón (mas de 10Kg segun especificaciones especificaciones aunque yo creo que con la caja es mas), lo que es bastante teniendo en cuenta que “solo” son 27″, Así mismo es un monitor bastante grueso y con un marco bastante grande teniendo lo que choca un poco teniendo en cuenta que hay televisores mucho grandes,finos y sin apenas marco en el mercado. Solo espero que Apple no me saque un nuevo monitor en 2 meses como me paso con el Macbook Alu cuando lo compre, pero bueno… el caso es que si bien es bonito…muy bonito, es grande y pesado, con una linea quizá un poco antigua para los tiempos que corren. Aun así no hay que escandalizarse, es una pantalla que moveremos si todo va bien 1 vez al año con suerte, así que su peso, grosor y marco debería ser la menor de nuestras preocupaciones, aunque ya que es tan ancho, y aunque ya estén obsoletos, podrían haber metido un DVD y ya seria la cream de la cream el invento.

Una vez instalado en su sitio lo primero que buscamos es un interruptor, pues bien no busquéis porque no tiene, y es que una de esas genialidades de Apple avaladas por la grima que tenia Jobs a los botones de encendido es que por defecto esta apagado hasta que conectamos un ordenador, y entonces se enciende. Sencillo, intuitivo, genial!

Por la parte de atrás vemos el conector Ethernet, los puertos Firewire, otro conector Thunderbolt y los 3 puertos usb 2.0. Si, son 2.0, lo que me hace de nuevo sentir miedo de una próxima renovación con puertos USB 3.0. El tema de los puertos no debería ser tan importante si existiera algún adaptador de Thunderbolt a USB 3 ya que el primero es mucho mas rápido que el segundo, sin embargo o no existe nada o no lo he encontrado. Por cierto, suena a coña, pero si antes decía que el Air no tenia Kensington y lo echaba en falta… resulta que el Monitor si lo lleva!, como si alguien fuera a coger 15Kg e irse corriendo, y sinceramente, si entra a robar a una oficina por la noche, el menor de sus problemas será un candado Kensington,jeje, aun así como todo: si lo lleva mejor que si no. Por cierto que los USB cargan el iphone aun estando desconectado el portátil así que todo un acierto en ese aspecto.

Y entonces conectamos el cable al portátil y se hace la magia… teniendo a nuestra disposición una resolución de 2560×1440 que es una maravilla. En sus 27″ hay sitio para casi todo, siendo mas que suficiente para un uso normal, y pudiendo perfectamente dejar cerrada la pantalla del Macbook ya que rara vez necesitaremos hacer uso de ella (dejando de lado aplicaciones donde con 2 monitores se gana mucho), sobretodo teniendo en cuenta que Lion hace una gestión un poco mala de aplicaciones a pantalla completa con varios monitores (básicamente solo funciona una de las pantallas, y la otra se queda con el fondo), si bien creo recordar que leí que con Mountain Lion mejoraría la cosa, sera cuestión de esperar unos días para comprobarlo.

Tanta resolución, o mas bien, la gestión que hace MacOS de tanta resolución tiene un pero, un pero del que ya me aviso el amigo @doalvares ya que lo sufre en su iMac de 27″. Y es que la fuente de algunas aplicaciones resulta un poco pequeña en ocasiones si nos alejamos del monitor, lo que resulta un poco molesto ya que con un incremento de solo un 15% a lo mejor seria mucho mejor experiencia. Básicamente la fuente es idéntica tanto en la pantalla del Air como en la Thunderbolt, sin embargo al usar la del Air se hace mucho mas cerca que la de 27″, lo que lleva a tener que acercarse a veces para leer bien lo que pone. Aun así dado que a mi me gusta las fuentes pequeñas no es demasiado problema, pero si no os gustan o tenéis problema de visión es un problema que Apple debería solventar permitiendo algo tan sencillo como elegir el tamaño de la fuente. No ocurre siempre, pero en aquellas aplicaciones o webs donde de por si es pequeña, es molesto a veces acercarse para verlo, y es que con 27″ lo normal es tener que alejarse para poder abarcar toda la pantalla con nuestros ojillos. De todas formas reitero que el problema no es el monitor ni su resolución si no MacOS. Irónicamente en mi viejo iMac de 24 me ocurría lo contrario,y es que tenia la misma resolución que el de 21.5, de forma que se veía todo enorme para la pantalla que era. Una vez mas en el termino medio esta la virtud, aunque puestos a elegir me quedo con esta maravilla de 27″ ;).

Mas sobre la calidad de la pantalla. El brillo es increíble, de hecho al máximo es bastante molesto, y antes de que os lo preguntéis: dado que no tiene botones, no se puede cambiar el brillo salvo usando un teclado externo de Apple (si usamos el del Macbook cambiaremos el brillo del Macbook no del monitor externo, algo lógico por otro lado), lo que es un poco molesto si usáis como es mi caso ahora mismo un teclado de Windows. Aun así desde preferencias del sistema-Pantallas también se puede regular el brillo.

Otra cosa importante: la pantalla es Glossy, y si bien con fondos claros no es ningún problema, os adelanto que si el fondo es negro os reflejareis como en un espejo, lo que es bastante molesto.

Por ultimo os hablare de los altavoces, que sin ser ninguna maravilla suenan bastante bien, salvo por un “pero”, y muy importante, que no es culpa del monitor, si no de los Air… hay un bug ahora mismo que hace que tras un rato escuchando música o una conversión por Skype, se empiece a escuchar mal, con mucho chisporroteo y ruido de fondo, algo que espero Apple solucione pronto pero que es muy molesto y teniendo en cuenta lo que cuestan el conjunto Air+Thunderbolt es del todo inadmisible.

De la camara … pues lo mismo que he dicho en el caso del Air es aplicable aquí, no se nota el HD si no hay muy buena iluminación, y como mi despacho es tenue pues ajo y agua 🙁

Bueno, y con esto termino, una vez mas diciendo que poniendo todo en la balanza, y suponiendo que Apple arreglara la incompatibilidad con los últimos portátiles, la cosa esta clara: compra exitosa a pesar del sobre peso y la falta de usb 3. Eso si, lo del fallo del sonido… chungo chungo, y hasta que lo arreglen le hace bajar muchos puntos al invento.

8 Gb de RAM definitivamente merecen la pena

Tras instalar los 8 Gb de RAM ayer en el Macbook y ver que todo funcionaba correctamente, faltaba por ver la otra gran duda “¿Merece la pena?”, la respuesta rapida a esa pregunta sin duda es un SI rotundo.

Cuando el Macbook tenia solo 2 Gb siempre estaba usando los 2 Gb al 100%, motivo por el que constantemente estaba leyendo de HD para leer en la memoria virtual, lo que teniendo en cuenta la lentitud de los discos que instala Apple (5200 rpm) es un problema que redunda directamente en el rendimiento, que hacia parecer un equipo de apenas 2 años un poco lento a poco caña que le metia.

Si miraba en el iMac me encuentro con que tambien tiene sus 4 Gb (el maximo que admite) al 100%, lo que en este caso es menos problema ya que por un lado tiene 4 frente a 2 de Macbook, y por otro el disco duro es de 7200rpm, con lo que si bien seria aconsejable poder poner mas RAM, su rendimiento esta solo parcialmente perjudicado (no hay color entre acceder a un HD de 7200 frente a uno de 5400).

En el caso del Macmini la cosa se pone peor, basicamente es el mismo Macbook pero en otra caja, y solo encendiendo el equipo y cargando los programas que tengo por defecto ya alcanza el maximo de 2Gb, con lo que su rendimiento queda muy perjudicacado a la hora de cambiar de aplicaciones, máxime cuando su función principal es como mediacenter y Plex dira de bastante ram a la hora de visualizar algunas películas MKV.

Ahora analicemos como se comporta el Macbook con 8 Gb: He abierto 2 sesiones, antes de los 8 Gb el cambio entre ambas sesiones era un tanto tedioso a pocas aplicaciones que hubiese abiertas, ahora el cambio es suave, prácticamente como cambiar entre 2 aplicaciones. He abierto prácticamente todo lo que suelo tener abierto (y creedme, soy muy dado a abrir muchas cosas y cerrar muy pocas) y cosas que no suelo abrir como una maquina virtual en WmWare y la RAM oscila entre 5 y 7 Gb, con lo que una vez abierta una aplicación (tarda un ratillo a veces,pero eso es culpa del HD) la soltura con la que se mueve el equipo es como si estuviera todo el Macbook dedicado a esa unica aplicación, y por supuesto si cerramos cualquier Aplicación abierta y la volvemos a abrir nos aparecera casi de inmediato.

Quizá 8 Gb pueda parecer excesivo, y lo normal es que teniendo 4 o 6 Gb la cosa vaya igual de fluida (o prácticamente igual), pero teniendo en cuenta que no hay tanta diferencia de precio, creo que con vistas al futuro sin duda haber puesto 8 Gb de Ram al Macbook es la mejor decision que podia haber tomado, de hecho en cuanto pueda hare lo mismo con el Macmini y solo me da pena no poder subir el iMac, que el pobre ya empieza a dar sintomas de cansancio a pesar de que con sus 4 Gb aun rinde bastante bien.

Videocast 4- Instalar 8 Gb de RAM en un Macbook Alu

Buenas, hace unos días salto la noticia de que a finales de 2010 2009 Apple publico de forma silenciosa un firmware para los Macbook Alu de 2008 y Macbook Pro Alu de 2009 que solucionaba un problemilla que impedia instalarles mas de 6 Gb de RAM, pudiendo llegar ahora hasta 8 Gb, aunque según me han dicho en los comentarios dejados en este post, solo se soportan con la 10.6.6. Con algo de miedo por si la noticia fuera errónea (dado que Apple en ningún momento ha dicho que dicha información es correcta) decidi arriesgarme un comprar unos modulos Kingston en Amazon UK para mi Macbook Alu con 2 Gb. Concretamente los Modulos Kingston Technology Apple 8GB Kit

Los modulos me han llegado esta mañana y aqui tenéis el video de la instalación y su satisfactorio desenlace. Dicho video, tambien esta disponible en el feed del podcast.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=v6NKCQntpBs]

Unboxing Mac Book Aluminio

MacBook de Aluminio… ese objeto de deseo entre los aficionados a la tecnología en general y los macqueros en particular, ese objeto de deseo que ha sustituido al iPhone como la máxima de prioridad de mucha gente (especialmente los que ya lo tenemos,jeje) a la hora de plantearse una futura compra tecnológica en cuanto las circunstancias lo propicien. MacBook de Aluminio, ese objeto que en mi caso me encantaría tener y no puedo, y que con una gran envidia (sana, eso si) tengo que decir que Antonio Anmar, uno de los lectores mas participativo de este blog y oyente del podcast se ha comprado y ha grabado un gran unboxing de este objeto de deseo para muchos y de una funda especialmente adaptada al dispositivo. Bueno, no me enrollo mas y aqui os pongo con el permiso de su creador este gran unboxing de esa belleza creada por Apple llamada nuevo Macbook de aluminio 2.4 Ghz lleno de calidad y buena realización.

[youtube=http://es.youtube.com/watch?v=6XNIDI9GnW4]

Muchas Gracias Antonio por este gran vídeo.

saludos