Boicot al efectivo

Desde hace tiempo tengo una especie de cruzada personal contra el efectivo, la cosa viene de lejos pero todo empezó un poco mas en serio con la llegada de Apple Pay a España y la posibilidad de pagar con el Apple Watch, y es que desde ese momento es con lo único que quiero pagar.

Esto ha ido “in crescendo” mes a mes, pero hasta ahora siempre había sido bastante permisivo con el tema, adaptándome a los lugares donde iba, y aunque siempre mi preferencia era el pago con tarjeta, si no la aceptaban usaba efectivo (siempre llevo por si acaso, especialmente monedas para las maquinas de vending) muy a mi pesar. A fin de cuentas en el día a día uno va sabiendo donde comprar y donde no y eso hace que al final la mayoría de compras están controladas para hacerlas con tarjeta sin mayores problemas.

Hace unos meses mi migración hacia el “solo Apple Pay” sufrió otro importante empujón cuando pusieron en las maquinas del trabajo la opción de pago con tarjeta (incluyendo por supuesto contact less) para comprar los refrigerios, es decir que desde entonces pago el refresco diario con el reloj también, y todo ello mas feliz que una perdiz (hasta ese momento el tener que llevar siempre suelto era una tortura). No obstante aun así seguía llevando efectivo y adaptándome a los sitios donde iba (cada vez menos sin tarjeta).

Sin embargo, como comente en el Podcast 199 de Undercover, hace unas semanas (a finales de octubre) estando en una salida de fin de semana con la familia por las circunstancias llevaba muy poco efectivo (apenas 10€) por lo que tome una decisión totalmente radical: mi permisividad se acababa en ese preciso momento, no mas pagos en efectivo salvo que fuera una cuestión de vida o muerte, y no solo durante esos días, si no a partír de ahí en adelante.

Y asi lo hice, me recorrí 2 pueblos preguntando en cada cafetería si aceptaban tarjeta antes de sentarnos en una a tomar un refresco, desde ese momento decidí que ya no me vale “no aceptamos, tienes un cajero en tal sitio” o ” lo siento pero no aceptamos tarjeta”, ahora mi postura es “lo siento pero te quedas sin cliente”, y ya no solo por mi comodidad (que también) y seguridad (si me atracan no se podrán llevar mucho efectivo), si no por un tema de impuestos, y es que pago religiosamente mis impuestos y me toca un poco la moral que otros digan que cobran 600€ cuando cobran 6000€ pero como lo hacen en efectivo no queda reflejado en ningún sitio.

El efectivo es la principal fuente de dinero negro que hay, y hay que acabar con ello, y es que en España otra cosa no, pero dinero negro hay mucho y con la crisis que tenemos encima mejor que desaparezca lo antes posible en beneficio de los ciudadanos, mas que nada por esas “tonterías” que se hacen luego con ese dinero que se recauda legalmente como carreteras, sanidad, educación, etc…, y es que en España se calculaba en 2016 unos 130.000 millones en negro, lo que da para hacer muchas cosas por el pais ¿no crees?

Llevaba tiempo (concretamente desde que Dinamarca anuncio que ponía fecha limite para eliminar el efectivo de las calles) dando vueltas si escribir este post, este especie de llamamiento a que otros también lo hicieran (a pesar de que se perfectamente que no soy ni mucho menos el único que lo hace), pero de alguna forma lo he ido retrasando. Sin embargo hace un rato he visto por Twitter que @patuflinx había dejado una compra del super por no poder pagar con tarjeta y me he dicho “que coño, mejor hoy que mañana, que somos cada día mas”, así que si estas leyendo esto Unete… por un mundo mejor: haz boicot al efectivo (salvo causa de fuerza mayor, claro) y que sean los comercios los que se adapten a nosotros en vez de nosotros a los comercios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *