Yo me arrepiento…. de haber comprado un Samsung Q1

La verdad es que puedo decir con la cabeza bien alta que cuando compro un chisme de cualquier tipo suele ser tras un riguroso estudio de mis necesidades y rara vez me arrepiento…. rara vez… y es que aun tras darle 1000 vueltas a las cosas nunca se puede estar seguro de que se ha hecho la elección correcta, y de hecho muchas veces esta visión objetiva llega tras meses de uso.

Pues bien, siguiendo quiza la idea del amigo @emilcar y su sección “yo te di mi pasta”, voy a poner una nueva serie de post, algo separados en el tiempo, sobre chismes que en su momento compre y me arrepentí de ello.

En este primer caso os voy a hablar del Proyecto Origami de Microsoft, cuando el iPad aun solo era un concepto en la cabeza de Jobs y su gente y Microsoft trataba sin mucho exito de partir el bacalao en el segmento de Tablet Pc. En ese momento y con la intencion de ahorrar costes, desarrollo lo que se llamo Proyecto Origami, unas especificaciones “low cost” para un minitablet de unas 7″.

En su momento, año 2005 si no recuerdo mal, salio el Samsung Q1 como la cream de la cream de ese sector, y tenia un procesador Intel Celeron a 900Mhz que literalmente se arrastraba, 512 mb de RAM que amplíe a 1 Gb, 40 Gb de HD, Wifi, BT, Ethernet, salida VGA, 2 puertos USB y Microsoft Windows XP Tablet Edition como sistema operativo de una pantalla de 7″ LCD Resistiva controlada por un Stylus y cuya resolución nativa era 800×480 (aunque soportaba 1200×800, pero se veía todo fatal y encima iba mas lento el cacharro). Como veis un PC entero en la palma de la mano, o al menos esa era la idea.

Nada mas verlo, como entusiaste de la movilidad a pesar de que no lo necesitaba para mi trabajo, penseé”esto es ideal para mi”, asi que aprovechando como excusa que tenia un viaje a Roma con mi novia (ahora mujer) lo compre de cabeza por 1200€ (por eso no puedo evitar soltar una sonrisa cuando alguien dice que un iPad es caro) con la idea de usarlo de cuaderno de viaje, tener los mapas de la ciudad, sitios de ver,etc…. vamos, vender la moto a ella y a mi mismo, algo que hacemos mucho los cacharreros para justificar ante nosotros mismos esta clase de inversiones.

En aquel momento por supuesto me autoengañaba pensando que era tan lento “porque era un chisme móvil y no se podía meter un micro mas veloz”,no ya porque no fuera cierto (que era la realidad, todos los UMPC llevaban Celeron inicialmente), si no porque casi hubiera sido mejor esperar a que se pudieran poner micros mas rápidos ya que la experiencia de uso de un celeron era entre pésima y peor. Por no hablar de la interfaz de escritorio… donde aprendí muy bien la lección que  ni Windows es ideal para Tablet… ni un Stylus es lo ideal para controlar estos chismes.

La batería duraba unas 2 horas y la única solución para que durara mas era apagarlo y encenderlo de cero cada vez que se usaba, lo que significaba que desde que decidías usarlo hasta que podías usarlo a lo mejor pasaban 2 o 3 minutos, lo que resultaba muy incomodo y a veces tardaba menos en ir donde tenia el ordenador encendido. Los que lo usaban mucho lo ponían a menudo en reposo de forma que el arranque era mucho mas rápido (aunque ni mucho menos instantáneo) pero eso en mi caso era muchas veces quedarme sin batería ya que lo usaba de un día para otro.

Su única ventaja real en mi caso era poder navegar por internet desde el sofá, aun a costa de tener que usar el incomodo stylus y dejarme la vista para manejar el Firefox  (aunque su resolución nativa de 800×480 era ideal para una pantalla de 7″, las aplicaciones para Windows no están pensadas para una resolución tan pequeña por lo que muchos cuadros de dialogo no se visualizaban bien, y o bien había que tirar de ñapas de software o bien cambiar la resolución, lo que era mas cómodo) en una pantalla tan pequeña ya que para el resto de cosas o bien había que conectar un teclado que venia incorporado por USB para escribir cómodamente o bien había que tirar del virtual (que era lentísimo) o del recocimiento de escritura, que si bien funcionaba sorprendentemente bien, no era comparable a escribir con un teclado físico. Y claro, si usabas el teclado pues ya había que ponerlo encima de una mesa, de forma que era mas rápido y cómodo ir a por el portátil.

Tampoco me ayudaba demasiado que no llevara 3G en aquel momento (se podía poner un modem por usb) ni que las tarifas de datos fueran asequibles lo que a efectos reales me limitaba el uso a mi entorno domestico ya que fuera de el no había Wifi normalmente.

Todo esto no significa que el chisme fuera malo… de hecho se podría decir que era un adelantado a su tiempo a pesar de sus carencias de hardware, simplemente no era útil para un usuario domestico ya que estaba enfocado a un publico profesional donde siempre hubiera una Wifi cerca (también tenia tarjeta Ethernet, pero claro, perdías movilidad) o la opción de un modem 3G para movilidad (al llevar Windows, TODO lo de Windows funcionaba), logrando para ese tipo de usuario lo que ahora tenemos todos con un iPad o un Smarthphone, pero eran otros tiempos, tiempos donde la mejor opción era un UMPC, pero solo si eras usuario profesional.

Para usuarios domésticos era poco útil, y mi espíritu cacharrero me hizo caer en la trampa de un dispositivo que no estaba pensado para mi (lamentablemente en mi vida profesional no necesito un dispositivo para movilidad, bueno… casi nunca lo necesito).

Decir que vendí mi Samsung Q1 hace unos 3 años por apenas 300€… sin duda una enorme perdida económica teniendo en cuenta los 1200€ que había pagado por el y que apenas había amortizado. No obstante me dio una muy buena visión del partido que le podría sacar al iPad nada mas salir, un dispositivo que pese a no tener USB, eliminaba de un plumazo todas pegas que me dio el Q1, por tanto se podría decir que me sirvió para algo a fin de cuentas… es mas, hay una cosa donde el Q1 superaba a cualquier iPad del mercado… notas escritas a mano con un stylus (para controlar donde estén los dedos que se quite el resto, ahora bien para escribir me quedo con un buen stylus), donde el chisme de Apple es incapaz de dar un buen rendimiento y no deja de ser irónico que sea machacado en este aspecto por un trasto de 7 años de antigüedad.

 

9 comentarios en “Yo me arrepiento…. de haber comprado un Samsung Q1”

  1. recuerdo bien el aparatejo.
    a mi me pasa lo mismo.lamentablemente no hay uan tienda de alquiler de gadgets para poder decidir sines el equipo o no.
    A mi me oxurrio con uno dd los primeros e-readers el iliad de philips,la broma me salio x mas dd 700€ y no habia ni ebooks,ni mercado ni nada,y un dia dejo de funcionar y ahi quedo!
    un adelantado a su epoca.
    pero como dices la experiencia la rentabilizas en el siguiente aparato.

  2. Pues yo todavía lo uso para trabajar y no hace mucho que lo volvi a poner en marcha porque estaba harto de esperar al lunes por la mañana para pasar facturas en la oficina.Necesito Windows.
    Tengo calcado lo de mi pc en el Q1 y le puedo conectar una pantalla grande con el cable o sea que poco me puedo quejar de el.
    Una vez se ha abierto es suficientemente rápido para facturar.
    Lo compré en Marzo del 2007 y tuve un problema con el ventilador que solucione yo mismo.
    En un futuro lo cambiaré pero de momento me sirve y mucho.

  3. La verdad que la Q1 tiene sus limitaciones… pero para un uso ofimatico o para navegar por internet la verdad que es bastante cuca 🙂
    una pregunta, ¿la han formateado en alguna ocasión? Me gustaria reinstalar el Windows XP Tablet edition… pero lo que mas me preocupa son los controladores…
    ¿Saben de alguien que la haya instalado alguna distro de linux?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.